ORIGEN DE LOS COLORES - PIEL O CARNE

La carne nunca se ha considerado un color sólido y uniforme sino que consiste en diversos tonos, matices, texturas y reflejos. Los fabricantes de medios de Bellas Artes ofrecen un extenso número de colores piel ya preparados. En general estos colores representan tonos de piel claras y, en un principio se crearon para un mercado principalmente europeo.

COLORES YA PREPARADOS

Habitualmente los colores carne se elaboran con una combinación de pigmentos y se consideran adecuados para iniciar un desnudo o retrato: además son ideales para iniciar un esbozo a color. Estos colores ya preparados útiles tonos carne básicos que pueden utilizarse también con otros propósitos distintos a la representación de la piel. No obstante cuando se trata de captar la calidad de la piel humana, tanto en el desnudo como en el retrato, se descubre que la mezcla de diversos colores puros es la única manera eficaz de conseguir la verdadera naturaleza de la piel.

DIRECTAMENTE DEL TUBO

Los colores que se venden específicamente para representar la piel ofrecen rosas cálidos neutros y útiles, existen otros muchos colores que aunque son adecuados para los colores carne no se etiquetan como tales. El amarillo de Nápoles rojizo, el amarillo brillante y el titanio sin decolorar constituyen un ejemplo ideal de estos útiles colores.